Es comunicación, lo demás solo son herramientas

Desde que empecé a impartir clases en la Universidad San Jorge, les he repetido a mis alumnos de periodismo algo de lo que hace años estoy convencido: en Internet hay una increíble cantidad de oportunidades profesionales para alguien con formación de periodista, si sabe completar esa formación con otras habilidades, lo cual es algo que no me parece nada complicado.

Este es mi punto de vista y opinión sobre las posibilidades que tiene un estudiante de periodismo que se enfrente a la incorporación al mercado de trabajo. No todo son periódicos, televisiones y radios. En lo digital hay muchas oportunidades.

Y parto del supuesto que un estudiante de periodismo escribe y redacta de forma impecable, es capaz de encontrar información y documentación de todo tipo, y sabe estructurar y organizar contenidos para distintos soportes de publicación. Yo terminé la carrera hace unos 15 años y ya nos enseñaban esas cosas, aunque lo más digital que había era el Photoshop 2.0.

Algunas posibilidades profesionales para el estudiante de periodismo:

Publicación web. Ojo que no digo diseño web. Uno puede aspirar a ser un excelente profesional del diseño web, manejarse con Dreamweaver, Flash y Photoshop lo mismo que un diseñador gráfico lo hará con QuarkXPress, InDesign e Illustrator. Pero no hace falta profundizar tanto. Uno puede aprender a manejarse con WordPress, Joomla, Drupal u otros tantos CMS opensource, y tener unas nociones dignas para trabajar con Photoshop, Gimp o similar. Hoy por hoy, estos gestores de contenidos son realmente sencillos de instalar y configurar. Micrositios, eventos o sitios web en los que no se pueda invertir en un desarrollo personalizado son algunas de las posibilidades. Como todo sitio web, hay que crear contenido, y quién mejor que un periodista, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que está cobrando generar contenido de calidad.

Blogger. Como decía, no hace falta ser un hacha para poner en marcha un sitio web. Casi todos tenemos una especialidad, por friki que nos pueda parecer. Siempre he recomendado a mis alumnos tener un sitio web personal para que su nombre vaya sonando en Internet, para que vayan teniendo control sobre su identidad digital (además de repetirles que se corten un poco de publicar según que cosas en sus cuentas de redes sociales). Escribir de lo que saben, de lo que les gusta. Aunque sea en WordPress o Blogger. Tener un nombre de dominio propio tiene un coste irrisorio, y tener su propio alojamiento también. Este es un gasto en el que yo no repararía. Si eres estudiante de periodismo, sea cual sea tu especialidad, creo que deberías tener tu propio sitio web bajo tu propio dominio, aunque luego —como hacemos todos— mantengas en WordPress o Blogger cosas más variadas. Creo que las facultades de comunicación deberían obligar a todos sus alumnos a mantener un blog desde el primer día de universidad.

Optimización y posicionamiento. Al igual que diseñadores web, también hay grandes profesionales y expertos del posicionamiento web. Yo soy de los que piensan que el contenido es realmente importante. Si un sitio está construído (técnicamente) de manera suficientemente decente —y los requisitos de decencia se pueden resumir de forma básica en 10 ó  12—, la diferencia la van a marcar los contenidos. Y esta diferencia la marca la redacción, la ortografía, la forma de construir una historia, usar unas palabras y no otras a la hora de escribir… junto con los 10 ó 12 puntos elementales que se pueden tener en cuenta para potenciar la futura indexación y posicionamiento de estos contenidos (palabras clave, títulos, densidad de palabras clave, atributos alt y title en imágenes y enlaces…). Por supuesto que el trabajo de un SEO no se reduce a esto, va mucho más allá y es mucho más complejo, pero los contenidos, tanto por originalidad como por calidad, son más importantes de lo que parece y descuidarlos puede pasar factura.

Social Media. O community management, como prefieras. Eso es, manejarse con Facebook, Twitter, blogs… herramientas de monitorización… Pero es que todas ellas no son más que simples herramientas. El juego se basa en la comunicación, aunque en más de una vez se puede ligar más bien a marketing. Lo mismo que para el diseño gráfico las herramientas hoy se llaman InDesign o Photoshop, para la comunicación digital las herramientas hoy se llaman Facebook o Twitter. Pero dentro de uno o dos años, vete a saber cuáles serán las herramientas. Vuelta a lo mismo: generar contenido original, de calidad, interesante. Saber redactar y adaptar el mensaje según el medio y público al que se está dirigiendo, saber contar historias, aunque sean de 140 caracteres. Saber escuchar, saber responder, saber conversar.

Hay otros perfiles en los que un estudiante de periodismo puede encajar. Por ejemplo, arquitecto de información, un perfil especializado y bastante interesante, muy ligado a un profesional de la información y en el que un periodista puede desarrollar un excelente trabajo.

Lo ideal es que quien vea posibilidades en el área digital —que las hay, y muchas—, aproveche los años de universidad para ir adquiriendo estos conocimientos. En la mayoría de facultades no forman parte del plan de estudios, y la realidad profesional es bastante diferente. Todo esto, sin descuidar la formación en redacción, comunicación, técnicas narrativas…

No olvides que todo es comunicación, lo demás solo son herramientas.

Antonio Lite

Soy periodista especializado en comunicación y contenidos digitales. Consultor SEO y Analítica Web. Experto en optimización de sitios web en ruso. Yandex Metrica Expert. Profesor asociado en Universidad San Jorge y ESIC. Trabajando en proyectos online desde 1998.

antoniolite