WordPress en ruso y español

Usar WordPress en ruso y español para publicar una web es realmente sencillo. Probablemente, si necesitas habilitar una versión en ruso de un sitio web, es que ya tienes una versión en español, y el ruso —así como otros idiomas— son versiones localizadas del sitio original.

Si has partido de una instalación típica de WordPress, seguramente estás trabajando con la versión que se puede descargar en http://es.wordpress.org, que ya incorpora la traducción en español.

Esta es una de las varias opciones que hay para habilitar la versión en ruso.

  1. Partimos del supuesto que ya tienes instalado y funcionando un WordPress en español
  2. Descarga la versión de WordPress en ruso en la dirección http://ru.wordpress.org
  3. Descomprime el fichero que has descargado
  4. Copia el contenido del directorio /wp-content/languages de la versión en ruso al mismo directorio de tu instalación de WordPress en español
  5. Opcionalmente, puedes hacer lo mismo con los ficheros que encontrarás en el directorio /languages de los temas que vienen por defecto con la última versión de WordPress (en estos momentos la 3.2.1), que son Twenty Ten y Twenty Eleven para que los textos de estos temas también estén traducidos

En este punto tendrás tu WordPress listo para mostrar la interfaz en español o en ruso. Esto lo haces cambiando esta línea del fichero wp-config.php que hay en el directorio raiz de tu instalación de WordPress:

define('WPLANG', 'es_ES');

Donde usamos es_ES para español, ru_RU para ruso.

De esta forma, la administración y los temas que tengan disponible la traducción, se mostrarán en español o en ruso. Lo más probable es que queramos mantener la administración en español, de modo que no necesitaremos modificar esa línea de la configuración si ya teníamos la instalación en español.

Como ves, el proceso es realmente sencillo, y lo mismo se puede hacer con francés, alemán o italiano, por ejemplo. Aunque la complicación se presenta cuando el tema no está preparado para soportar varios idiomas, y por supuesto, cuando los contenidos no se traducen solos.

Así que sabiendo lo que podemos encontrarnos, puede resultar una buena idea echar un vistazo al tema que nos guste antes de seleccionarlo definitivamente para ver si soporta varios idiomas, o tendremos que buscarnos la vida. Por ejemplo, acabo de ir al directorio de temas que hay en WordPress (http://wordpress.org/extend/themes/) y me he descargado uno de los primeros que he visto: Suffision. He tenido suerte porque en la carpeta de este tema hay un directorio llamado translation y dentro he encontrado un fichero suffusion.po, con el que puede crear y generar ficheros .po y .mo en los idiomas que necesite, o como ha sido el caso, descargarlos directamente desde el sitio web del desarrollador.

Ya tenemos el núcleo de WordPress disponible en ruso y también el tema que hemos elegido. Por supuesto, podemos personalizar el tema todo lo que necesitemos, editando imágenes, css o lo que haga falta.

Bien. Decía —y es de cajón— que los contenidos no se traducen solos, y aunque chirríe, hay clientes que parece que lo piensan así y piden sitios web en ocho idiomas, pensando que los contenidos se generan y traducen por arte de birlibirloque.

Hay varios plugins que nos permitirán generar los contenidos en los idiomas que necesitemos. Uno de ellos es qTranslate, que uso desde hace tiempo. Es gratuito y nos permite insertar un widget para habilitar el cambio de idioma. Este cambio de idioma traducirá el contenido base de WordPress, así como el tema que estemos usando (que para eso lo hemos buscado con soporte para varios idiomas). El plugin qTranslate permite habilitar tantos idiomas como queramos, y escribir el título y el contenido de un artículo o una página en todos estos idiomas. Es realmente bueno y sencillo de utilizar, pero tiene una limitación que siempre me ha parecido bastante seria, y es que los enlaces permanentes no se pueden personalizar para cada idioma, por lo que perdemos la posibilidad de tener URLs semánticas personalizadas para cada idioma.

Otra opción para contenido en varios idiomas es un WPML, plugin de pago (29$ / 79$) pero perfectamente asequible —por el que me he decantado más en los últimos tiempos— que entre otras cosas permite traducir artículos y páginas, pudiendo personalizar las URLs semánticas (enlaces permanentes), así como menús, categorías, etiquetas… o plugins —que como los temas, viene bien echarles un vistazo para ver si los podremos adaptar sin mucho trabajo a varios idiomas—, bien sea mediante el uso de ficheros .po / .mo o extrayendo las cadenas de texto de los plugins que utilicemos.

Con todo esto, intento dejar claro que preparar un sitio web en español y en ruso (o en cualquier otro idioma que queramos sumar) basándonos en WordPress no se reduce a traducir los contenidos (asunto que daría para hablar largo y tendido), si no que debemos tener en cuenta también la traducción del núcleo de WordPress, el tema, los widgets, los plugins, las URLs semánticas, categorías, tags, menús, metaetiquetas, títulos… para que la experiencia del cambio de idioma sea lo más completa posible, y aprovechemos las posibilidades que ofrece este gestor de contenidos.

Toda una experiencia esto de los sitios web en varios idiomas, ¿no crees?

Antonio Lite

Soy periodista especializado en comunicación y contenidos digitales. Consultor SEO y Analítica Web. Experto en optimización de sitios web en ruso. Yandex Metrica Expert. Profesor asociado en Universidad San Jorge y ESIC. Trabajando en proyectos online desde 1998.

antoniolite